Connect with us

Ultima Hora

Descubre Por Qué No Deberías Guardar Objetos de Personas Fallecidas Según Expertos

No guardes objetos de alguien que ya falleció por las razones que te explicamos a continuación. Muchas personas deciden guardar objetos de seres queridos que han fallecido, como ropa, libros, cama, sillones, etc., porque aseguran que estos objetos les traen recuerdos de aquellas personas que tanto amaban. Sienten que al donarlos, regalarlos o venderlos, se están deshaciendo, no solo del objeto, sino de aquella persona que fue tan importante en sus vidas. Al mantener estos objetos cerca, ya sea al tocarlos, olerlos o simplemente verlos, vuelven a sentir cierta cercanía con esas personas que han fallecido. Esto les proporciona consuelo y evita que sientan que se han ido por completo. Sin embargo, esto podría convertirse en un problema para el descanso de la persona fallecida.

El sermón de la fe y esperanza en Dios

Cuando una persona guarda objetos de un ser querido fallecido y no permite que se vaya del todo, puede ser porque en su interior le falta algo de esperanza y fe en Dios. Jesús venció la muerte en la cruz y resucitó para ofrecer vida eterna a quienes creen en Él. Jesús también prometió ir al Padre para prepararnos un lugar. Entonces, ¿por qué no ver la muerte como una continuación hacia una verdadera vida eterna en lugar de un final?

Es válido sufrir, experimentar el duelo y llorar por un ser querido al principio, como lo indica la Palabra de Dios. Sin embargo, este llanto no debe perdurar para siempre. El dolor, la culpabilidad, la ansiedad, la tristeza y la desesperación son reacciones normales ante una pérdida, pero no debemos permitir que estos sentimientos persistan por años, ya que eso sería dudar de Dios y de su palabra.

  • Guardar objetos y tener apego a ellos puede impedir al ser querido descansar en paz.
  • Es importante dejar ir a las personas fallecidas para permitirles descansar con Dios.
  • La fe y esperanza en Dios nos ayudan a superar el dolor de la pérdida.

Testimonios y consecuencias de no dejar ir

Existen numerosos testimonios que ilustran las consecuencias de no dejar ir a seres queridos fallecidos. Muchas personas han experimentado fenómenos inexplicables en sus hogares, como puertas que se abren y cierran, luces que se prenden y apagan, golpes en las paredes y objetos que se caen. En estos casos, es común que las personas guarden objetos de sus seres queridos fallecidos, creando un apego que impide el descanso de estos seres.

Un testimonio en particular habla de una mujer que guardaba el collar de su abuelita fallecida y todos los días lo veía y lloraba con él. Tras recibir orientación, decidió ofrecer una eucaristía por el eterno descanso de su abuela y deshacerse del collar. Poco después, dejó de experimentar esos fenómenos extraños en su hogar, lo cual indicó que su abuela finalmente había encontrado descanso.

  • Ofrecer misas y oraciones puede ayudar en el descanso de las almas.
  • Renunciar a los objetos de los fallecidos permite que encuentren paz.
  • Los fenómenos paranormales pueden ser una señal de que una alma necesita descanso.

Otro relato cuenta la historia de una pareja de médicos que vivía en una casa en la que se escuchaban llantos de niños. Tras descubrir que anteriormente la casa había sido un lugar donde se practicaban abortos, decidieron celebrar una eucaristía en el hogar por el eterno descanso de las almas de esos niños. Después de la ceremonia, dejaron de escuchar los llantos y los llantos y ruidos cesaron, indicando que las almas habían encontrado paz.

La presencia de Jesús en nuestras vidas y la fe en su promesa de vida eterna nos enseñan la importancia de dejar ir a quienes ya han partido. No aferrarnos a sus objetos personales, sino recordar con alegría los momentos compartidos, nos ayuda a vivir con la esperanza de que ellos están en un mejor lugar, gozando de la presencia de Dios.

  • Recordar los buenos momentos con los seres queridos fallecidos sin aferrarnos a objetos.
  • La fe en Jesús y la creencia en la vida eterna nos dan consuelo.
  • Ofrecer oraciones y misas es una forma de ayudar en el descanso de las almas.

Finalmente, te invito a que, si has perdido a un ser querido, te desprendas de sus objetos personales y permitas que descansen en paz. Si decides quedarte con algún objeto, hazlo con la intención de recordar con alegría los momentos felices que compartieron, y no con la intención de mantener su presencia física cerca de ti.

Esta actitud demuestra verdadero amor hacia ellos, reconociendo que ya están en la presencia de Dios y disfrutando de la vida eterna. En tus manos está la decisión de permitirles descansar y encontrarse con el Señor. Recuerda que los recuerdos y momentos felices siempre estarán presentes en tu corazón, pero ahora es tiempo de dejarlos ir hacia su encuentro con Dios.

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement