Connect with us

Noticias

¡Increíble! Suiza Te Paga 50 Mil Euros por Mudarte a Vivir en su País

La idea de mudarse a un nuevo país puede ser atractiva para muchos, especialmente cuando se ve enriquecida por una oferta monetaria. En Suiza, una pequeña localidad situada en medio de los majestuosos Alpes, se ha presentado una oferta así de irresistible. Aquí, el gobierno local ofrece hasta 50 mil euros por trasladarse a vivir en este pintoresco pueblo que actualmente enfrenta la amenaza de despoblación.

La comunidad, con una población reducida a solo 240 habitantes, está en busca de nuevos residentes para revitalizar la localidad. Este pintoresco y pequeño pueblo ofrece vistas panorámicas que parecen sacadas de un cuento de hadas tanto en verano como en invierno. Durante la primavera y el verano, el clima es perfecto y las montañas lucen un vibrante color verde. En invierno, la nieve cubre el pueblo, dándole una apariencia mágica y de ensueño, como un pueblito de Navidad.

Incentivos Económicos

Para atraer nuevos residentes, el gobierno local ha lanzado una oferta económica tentadora. A cada adulto que decida mudarse a esta localidad suiza se le ofrece una suma de 25 mil euros. Pero la oferta no termina ahí; cada menor de edad que se mude al pueblo recibirá 10 mil euros. De esta forma, una familia completa puede beneficiarse considerablemente de este incentivo financiero.

  • 25 mil euros para cada adulto
  • 10 mil euros para cada menor de edad

Estos generosos incentivos están diseñados para facilitar la transición y ayudar a los recién llegados a establecerse en su nuevo hogar. Además, la oferta también está pensada para rejuvenecer la población y asegurar la continuidad de la comunidad.

Sin embargo, hay ciertas condiciones que deben cumplirse para ser elegible para estos beneficios.

Requisitos para Mudarse

Aunque la propuesta suena casi irreal por lo generosa, existen algunas estipulaciones importantes. Los interesados en mudarse a la localidad suiza deben cumplir con las siguientes condiciones:

  • Ser menor de 45 años
  • Comprometerse a vivir en el pueblo por un mínimo de 10 años

Estas condiciones tienen la intención de asegurar que los nuevos residentes no solo consideren el incentivo económico, sino que también se integren y contribuyan a la comunidad a largo plazo. La edad límite de 45 años se establece para atraer a personas y familias jóvenes que puedan contribuir activamente al rejuvenecimiento de la población.

El compromiso de una estancia mínima de 10 años también garantiza que la inversión del gobierno local tenga un impacto duradero. Esta iniciativa no solo busca incrementar el número de residentes de paso, sino establecer una comunidad sólida y estable que contribuya al bienestar general de la localidad.

Este pequeño pueblo suizo ofrece mucho más que incentivos financieros. La calidad de vida, el entorno natural y la tranquilidad del lugar son atributos que cualquier aventurero valoraría. Además, el acceso a ciudades cercanas como Berna y Ginebra ofrece una mezcla ideal entre la quietud de un entorno rural y las oportunidades de las áreas urbanas.

El pueblo ha visto cómo, con el paso del tiempo, muchas familias decidieron mudarse a ciudades vecinas en busca de oportunidades laborales y educativas. Esta migración ha dejado al pueblo con solo 240 habitantes y un número alarmantemente bajo de niños en edad escolar. Actualmente, solo quedan cinco niños en esta categoría, lo que ha llevado a la creación de esta oferta para evitar la extinción del pueblo.

Otro dato interesante es la cantidad de mujeres jóvenes que se ven obligadas a salir del pueblo para encontrar pareja, dado el reducido número de habitantes. Esta situación ha exacerbado la despoblación y ha llevado a la autoridad local a tomar medidas drásticas para revertir la tendencia.

Para los interesados en esta oferta, la vida en esta pequeña localidad suiza puede ser una experiencia única y enriquecedora. Imagina vivir en un lugar donde cada día comienza con vistas impresionantes de montañas y paisajes naturales. Las estaciones del año añaden su propia magia a la vista, desde los intensos verdes del verano hasta la blancura nevada del invierno. Además, la integración en una comunidad pequeña puede brindar un sentido de pertenencia y unión que es difícil de encontrar en grandes ciudades.

El acceso a ciudades cercanas, como Berna y Ginebra, también proporciona oportunidades adicionales. Estas ciudades no solo ofrecen oportunidades laborales y educativas, sino también acceso a una rica vida cultural y una amplia gama de servicios. Por lo tanto, los nuevos residentes pueden disfrutar de lo mejor de ambos mundos: la tranquilidad de un entorno rural y las ventajas de la vida urbana.

Finalmente, la oferta suiza de mudarse a este pequeño pueblo alpino es una oportunidad que va más allá del incentivo monetario. Es una oportunidad de mejorar la calidad de vida, formar parte de una comunidad y vivir en un entorno natural digno de las mejores postales. Las condiciones, aunque específicas, están diseñadas para beneficiar tanto a los nuevos residentes como a la comunidad existente, asegurando una integración saludable y sustentable.

Aquellos que cumplan con los requisitos y estén dispuestos a aceptar el compromiso encontrarán en este pueblito suizo una nueva oportunidad de vida, rica en experiencias y con la posibilidad de un futuro promisorio.Entre la oferta financiera, las vistas de ensueño y la belleza de una comunidad pequeña, mudarse a este rincón de Suiza puede ser una decisión transformadora.

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement