Connect with us

Viral

Revelado: Impactantes secretos sobre productos cotidianos

La producción de alimentos es algo de lo que todos sabemos muy poco. Nos metemos alegremente cosas en la boca, pero ¿qué es exactamente eso que mordisqueamos y cómo se fabrica exactamente? Le presentamos 20 alimentos que seguro nos harán pensar dos veces antes de comprarlos.

Carne procesada

Carne procesada
La carne procesada es aquella que ha sido transformada mediante salazón, curado, fermentación, ahumado, marinado, adobo u otros procesos destinados a mejorar el sabor y preservar el alimento

Comencemos por hablar de la carne procesada. Este grupo de alimentos incluye cualquier tipo de carne que ha sido transformada por medio de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar el sabor y conservar los alimentos. Esto incluiría el bacon, los perritos calientes, las hamburguesas y los embutidos. Aunque la mayoría de estos productos son de carne de vacuno o de cerdo, también encontramos embutidos elaborados con sangre, carne de ave, picada o despojos. Algunos ejemplos de carnes procesadas son las salchichas, el jamón, la carne en conserva y la cecina o asesina de vaca. Sin embargo, debemos tener en cuenta que la carne procesada se considera altamente cancerígena para el ser humano, ya que pertenece al grupo uno de sustancias más peligrosas para la salud, según la agencia internacional para la investigación del cáncer. Se estima que alrededor del 25% de los cánceres de colon tienen que ver con la dieta y, en concreto, con el consumo de carne roja y procesada. Además, cada día hay más evidencias científicas que indican que su consumo también está relacionado con los cánceres de estómago, páncreas, nasofaringe e incluso pulmón. La razón de esto radica en varios de sus compuestos, como el hierro hemo que puede dañar el revestimiento del colon, los nitratos utilizados en el procesamiento de la carne como conservante y los hidrocarburos aromáticos policíclicos que se generan en determinados procesos como el ahumado o la cocción a altas temperaturas.

Salsa Worcestershire

Salsa Worcestershire
 Se elabora con vinagre, melaza, jarabe de maíz, agua, pimiento o pimentón, salsa de soja, tamarindo, anchoas, cebollas, chalotas, vino, clavo de olor y ajo.

Otro alimento que tal vez no volverías a comprar sabiendo cómo está hecho es la salsa Worcestershire. Esta salsa, que es absolutamente imposible de pronunciar si no has nacido en el Reino Unido, tiene una historia interesante detrás. Fue producida por primera vez por dos químicos, John Willy Lee y Williams, que la pusieron a la venta en 1837. La historia cuenta que había una aristócrata local llamada Lord Sandis que había sido gobernador de Bengala, India. Cuando regresó a su país de origen, se dio cuenta de que echaba de menos la rica y sabrosa cocina india. Así que Lord Chandley decidió hacer una visita a los dos químicos, pidiéndoles que recrearan una receta de una deliciosa salsa que tenía en la India. Al parecer, Lee y Harris hicieron un frasco extra para ellos, pero descubrieron que en realidad no les gustaba nada la salsa, así que la guardaron en la bodega y se olvidaron de ella. Algún tiempo después, se acordaron del tarro de salsa que tenían en la bodega y decidieron volver a probarla. Esta vez, el brebaje les pareció absolutamente delicioso. Evidentemente, la salsa había fermentado y todavía hoy se hace así. Por eso, mucha gente te dirá que no te gastes el dinero en la salsa Worcestershire si no quieres enfermar.

Queso en lata

Queso en lata
La grasa saturada del queso provoca que suba nuestro colesterol, esto implica el riesgo de tener problemas cardíacos

El queso en lata es otro de los alimentos que probablemente no volverías a comprar sabiendo cómo está hecho. No hace falta ser un experto en nutrición para saber que el queso en spray no es un alimento esencial. Tampoco es necesario ser un experto en salud pública para saber que Estados Unidos tiene un serio problema con el consumo de alimentos ultraprocesados. Curiosamente, este problema no es solo un tema de salud, sino también de ideología aplicada a la alimentación. Parte de la aceptación de los aerosoles alimentarios es que se adaptan a las necesidades del actual ritmo de vida del ser humano, cada vez más acelerado y tecnológico. Sin embargo, ¿es bueno para la salud esta aberración culinaria? La respuesta es no. Este producto es la unión de todo lo malo que actualmente solo está permitido en algunos países del mundo, como Estados Unidos. 100 gramos de queso en lata contienen 300 calorías, 1310 miligramos de sal (el 75% de la cantidad máxima diaria recomendada) y 46 miligramos de colesterol. Pero lo peor de todo es que, bajo los ingredientes, figura «queso» y poco más. Salvo que aconsejan que el queso no entre en contacto con la piel, porque provocará una erupción, y una lista de efectos secundarios más graves. Si le hace eso a tu piel externa, ¿te imaginas lo que le hace a tus órganos internos?

Jugo de naranja

El azúcar de los zumos naturales, incluido el de naranja, se ha relacionado con el aumento de peso y el aumento de riesgo de cáncer

El jugo de naranja es una parte importante del desayuno para muchas personas. Sin embargo, su ingesta excesiva puede ser perjudicial para tu salud. El jugo de naranja contiene fructosa, y su consumo excesivo te hace ganar peso al engañar a tu metabolismo, desactivando el órgano de control del apetito en tu sistema. La fructosa no estimula adecuadamente la insulina, que a su vez no suprime la grelina, la hormona del hambre, y no estimula la leptina, la hormona de la saciedad. Esto, en conjunto, conduce a la resistencia a la insulina y hace que la persona coma en exceso. Además, el jugo de naranja puede dañar tus oídos. La fructosa aumenta los niveles de triglicéridos, y el oído suele ser el primer órgano que revela una afección en el sistema circulatorio, siendo más frecuente la hiperlipidemia, es decir, los niveles altos de triglicéridos. También se sugiere que el jugo de naranja puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes. Aunque comer fruta reduce el riesgo de desarrollar diabetes, beberla parece aumentarlo. Si se bebe por la fibra, el jugo de naranja no contiene prácticamente nada de fibra. Un vaso de jugo de naranja representa el 10% de la fibra que tiene una naranja. Además, puede aumentar drásticamente tu peso. En el jugo de naranja solo se utilizan hidratos de carbono de absorción rápida, que aumentan bruscamente la insulina en la sangre y favorecen la formación de grasa. Por ello, el jugo de naranja puede ser perjudicial. Sin embargo, si se consume con moderación y como parte de una dieta equilibrada, puede ser beneficioso. Todo es cuestión de moderación.

Cerveza

Cerveza
La cerveza es una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo, que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales cuyo almidón se fermenta en agua con levadura 

La cerveza es una de las bebidas más antiguas y populares del mundo, pero ¿sabías que la mayoría de las cervezas no son aptas para vegetarianos? ¿Puede haber en la cerveza algo que provenga de un animal? La respuesta es bastante asquerosa. En realidad, los vegetarianos tienen numerosos problemas a la hora de elegir qué cerveza beber, ya que muchas de las variedades modernas utilizan proteínas animales en su fabricación. En concreto, el ingrediente conflictivo es la llamada «cola de pescado». Se trata de un producto que se obtiene de la vejiga de algunas especies de peces, especialmente el esturión o la carpa, y que se utiliza para fabricar jaleas que sirven como agente clarificador de la cerveza. Al añadir esta sustancia, los barriles los restos de levadura, pieles de uva y otras partículas sólidas se depositan, separándose del producto final. De este modo, la cerveza que se obtiene es menos turbia y se evita tener que desperdiciar el líquido del fondo de los barriles. Además, de esta forma la cerveza se puede servir más rápidamente. Básicamente, los clarificadores no son necesarios para hacer cerveza, están ausentes en la mayoría de las variedades artesanales, pero su uso se extendió a partir del siglo 19, cuando los vasos transparentes sustituyeron a los de piedra, cerámica y metal, y a los consumidores les empezó a resultar desagradable mirar los elementos sólidos que pululaban por sus bebidas.

Mantequilla de maní

Mantequilla de maní
La mantequilla de maní es calórica. Dos cucharadas contienen alrededor de 180 calorías. 

La mantequilla de maní es un alimento que muchas personas consideran saludable debido a su alto contenido de grasas saludables y proteínas. Sin embargo, no todas las marcas de mantequilla de maní son igualmente saludables. Algunas contienen azúcar añadido y otros ingredientes no deseados, lo que las hace más dulces, adictivas y menos saludables. El azúcar añadido favorece la obesidad, la diabetes y puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas. Además, si tienes cuidado con los productos bajos en grasa, debes tener en cuenta que algunos pueden compensar con otros ingredientes no deseados como el azúcar. La mantequilla de maní también puede contener conservantes y otros aditivos que no son buenos para tu salud. Por otro lado, la mantequilla de maní también tiene muchos beneficios nutricionales. Es rica en grasas, concretamente en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, que son beneficiosos para la salud cardiovascular. Además, es una buena fuente de proteínas, fibra y minerales como el fósforo, el potasio y el magnesio. Sin embargo, es importante leer las etiquetas y elegir marcas de mantequilla de maní que contengan solo ingredientes saludables y sin azúcar añadido.

Pan envasado

Pan envasado
Las galletas, pastelillos, pan empaquetado y más productos, tienen exceso de grasas totales, grasas saturadas, sodio 

El pan envasado es otro de los alimentos que tal vez no volverías a comprar sabiendo cómo está hecho. A menos que compres panes de leudado en una panadería local, es probable que no puedas saber con seguridad qué contiene si compras el pan en un producto comercial. Es probable que contenga pelo humano. Suena asqueroso, ¿verdad? Pero la verdad es que el cabello humano se utiliza en la producción de algunos panes industriales. Los aminoácidos son los componentes básicos de la vida, pero no todos son iguales. La L-cisteína, por ejemplo, es un aminoácido que se utiliza para prolongar la vida útil de productos como el pan comercial y a menudo se sintetiza a partir de pelo humano, entre otras fuentes. Este aminoácido se aísla, se envasa y se envía a los productores comerciales de pan. Si esta idea te hace dudar, una forma segura de evitar todo el asunto del cabello humano es comprar el pan en una panadería, donde puedes ver si la pieza está limpia de él y que solo te están sirviendo carne. Sin embargo, debemos tener en cuenta que existe una ley que permite hasta un 1% de trazas de otros tipos de carne distintos a los enunciados en la etiqueta dentro de las bandejas de carne picada. Por lo tanto, debemos tener cuidado con los productos de baja calidad, que pueden contener hasta un 3% de carne de cerdo u otras carnes más baratas, incluso si la etiqueta dice que es carne de vacuno.

Ensalada César

Ensalada César
Esta popular ensalada que en su momento fue llamada «ensalada de aviadores» y que después tomaría el popular y mundialmente conocido nombre de ‘Ensalada César’

Si eres de las personas que disfrutan de una buena ensalada César en los restaurantes, puede que no quieras seguir consumiéndola después de saber cómo está hecha. Mucha gente piensa que es una opción saludable, pero la realidad es que su alto contenido en grasa y sodio la pone fuera del alcance de muchas personas. Aunque se puede hacer una ensalada César más saludable con algunos cambios, la versión tradicional de esta ensalada debe comerse con moderación. Cuando pensamos en una ensalada, nos viene a la mente un plato sano y ligero. Sin embargo, esta ensalada está hecha con picatostes, pollo rebozado y salsa César, una salsa derivada de la mayonesa. Es especialmente desequilibrada. ¿Cuál es el resultado de esta combinación? Un total de mil calorías, es decir, la mitad de las calorías diarias recomendadas. Y seamos completamente sinceros, la mejor parte de esta ensalada es el aliño. ¿Pero qué contiene realmente? Sabes ese sabor que nos encanta en el aderezo. Eso viene principalmente de la salsa Worcestershire y las anchoas. Sí, los mismos pescaditos salados que nunca dejarías que nadie pusiera en tu pizza. Esta ensalada está tan llena de cosas malas para ti que los expertos de todo el mundo confirman que engorda más que una hamburguesa de queso, convirtiéndola en la ensalada insalubre y engordante jamás creada.

Palomitas de microondas

Palomitas de maíz de microondas
Las palomitas de maíz de microondas pueden ser una opción rápida y conveniente para satisfacer los antojos, pero es importante estar consciente de los posibles perjuicios para la salud.

Las palomitas de microondas son otro producto que probablemente no volverías a comprar sabiendo cómo están hechas. Los ingredientes de las palomitas, así como los materiales del envase, contienen elementos perjudiciales para la salud. El interior de la bolsa contiene ácido perfluorooctanoico, que se utiliza en las sartenes de teflón para evitar que los alimentos se peguen. Se ha descubierto que sus residuos pueden permanecer en el medio ambiente y en el cuerpo durante mucho tiempo. Además, los estudios han demostrado que cuando el producto químico se calienta, puede causar infertilidad, cáncer y otras enfermedades. El grano de maíz, aunque no está modificado genéticamente, tampoco es ecológico, por lo que puede contener pesticidas perjudiciales para la salud. La mayoría de las marcas ya no utilizan grasas trans, también perjudiciales para el organismo, pero presentan otro tipo de grasas, como las saturadas, que son igualmente malas. Además, hay ingredientes que no figuran en la etiqueta, como el tbhq, que se utiliza para conservar los aceites que hacen estallar los granos. Este producto químico está hecho de butano, que es tóxico si se consume en grandes cantidades. Bajo ciertas condiciones, como las pruebas de laboratorio, ha generado cáncer de estómago en animales. Por último, el colorante artificial puede contener glutamato monosódico, glándulas anales de castor y diacetilo. Estos compuestos causan complicaciones pulmonares a quienes los manipulan en las fábricas. Además, ¿quién quiere comerse la glándula anal de un animal?

Fideos instantáneos

Fideos instantáneos
Los fideos instantáneos o noodles, son elaborados con harina de trigo refinada y son alimentos rápidos

Los fideos instantáneos se han convertido en la opción de desayuno o comida rápida para muchas personas. Sin embargo, este práctico método de preparar comidas rápidas y sabrosas podría estar causando estragos en la salud de los consumidores, principalmente en la población femenina. Un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard encontró que el consumo habitual de fideos instantáneos aumentaba en un 68% el riesgo de desarrollar síndrome metabólico en las mujeres. Aunque es necesario comer este tipo de fideos al menos dos veces por semana para que esto ocurra, debemos tener en cuenta estos resultados. Esta investigación se centró en un grupo de 10.711 adultos de Corea del Sur, donde el consumo de fideos instantáneos es el más alto del mundo. Sin embargo, es curioso que las mujeres sean las más afectadas. Aunque no hay una explicación clara, se sugiere que puede deberse a que las mujeres informan de su dieta con mayor precisión o que las mujeres postmenopáusicas son más sensibles al efecto de los carbohidratos, el sodio y las grasas saturadas en la dieta.

Atún en lata

Atún en lata
El atún en lata es una de las conservas más socorridas si no tienes tiempo para cocinar o quieres incorporar proteína y omega-3 a tus ensaladas, 

El atún en lata es un alimento que muchas personas tienen en su despensa y que consumen más de una vez a la semana en ensaladas, entre pan y en diferentes recetas. El atún en lata tiene muchas propiedades y su consumo es beneficioso con moderación. El atún tiene vitaminas A, D, B3 y B12, por ejemplo, que protegen la piel y la memoria, entre otras funciones de nuestro organismo que hacen que tengamos mejor salud. Además, el atún en conserva es rico en ácidos grasos omega-3, que ayudan a reducir el colesterol y a diluir la sangre. Sin embargo, el atún tiene un importante punto en contra y es la cantidad de mercurio que contiene, que es peligroso sobre todo para los niños y las mujeres embarazadas. El cerebro de los niños aún se está desarrollando, lo que significa que absorben los nutrientes más rápidamente que los adultos. La exposición al mercurio en esta etapa puede provocar trastornos muy graves e irreversibles, como problemas de aprendizaje y retrasos en el desarrollo. En los bebés y fetos, las dosis elevadas pueden provocar dificultades cognitivas, parálisis cerebral, sordera y ceguera. En los adultos, la intoxicación por mercurio puede provocar problemas de fertilidad y de presión arterial. Por lo tanto, es prudente que las mujeres embarazadas o lactantes y los niños pequeños se abstengan de consumir estas especies. Si se elimina el pez espada o el atún rojo de la dieta, este problema desaparece.

Las Pringles

Pringles
Pringles es la marca de un aperitivo con forma de papa frita. Se compone de patata deshidratada, almidón de trigo y harinas mezcladas con aceite vegetal

Las Pringles, esas deliciosas y adictivas papas fritas en forma de tubo, también tienen su lado oscuro. Antes de freírse, las Pringles son una masa que se corta de la misma forma y tamaño. Admitámoslo, es imposible que no te guste su sabor. Pero, ¿cómo hacen para que todas tengan la misma forma? Tienen que cortarlas así y freírlas de alguna manera especial, ¿no? En realidad, las Pringles están hechas antes de freírse, son una masa que se corta de la misma forma y tamaño. Sabías eso, ¿verdad? Las Pringles antes de freírse son una masa que se corta de la misma forma y tamaño. Curioso, ¿no? Pero aquí está la parte aún más curiosa: para hacer una papa frita con ese sabor y forma, se necesitan más de 25 ingredientes. Admitamos que las Pringles están muy buenas y que es imposible que no te guste su sabor. Pero técnicamente hablando, están hechas de copos de papas o papas deshidratadas, aceite vegetal, harina de arroz, almidón de trigo, maltodextrina, sal yodada, dextrosa y derivados del trigo. ¿Dónde está la verdadera papa en todo esto? En realidad, las papas fritas de Pringles tienen de todo menos papas. En realidad, tienen tantos aditivos, saborizantes, aromas y colorantes que no pueden considerarse papas. La dextrosa y la maltodextrina, por ejemplo, se utilizan para mejorar el sabor, estabilizar las grasas y conservar el producto durante más tiempo. Estos azúcares se extraen del almidón de maíz, trigo, cebada, arroz, papa o batata. No hay conocimientos científicos sobre los daños que causan a la salud, pero sí sabemos que debido a su origen son absorbidos inmediatamente por el organismo, haciendo que los niveles de azúcar se eleven rápidamente.

Gelatina

Gelatina
La gelatina es un coloide gel, es decir, una mezcla semisólida a temperatura ambiente, incolora, translúcida, quebradiza e insípida

La gelatina es otro de los alimentos que tal vez no volverías a comprar sabiendo cómo está hecho. Los suplementos de colágeno son uno de los productos más vendidos en las farmacias, pero según los expertos y las evidencias científicas, el colágeno ingerido nunca llegará a la zona de tu cuerpo que lo necesita. En comprimidos, en polvo, en ampollas, solo o combinado con ácido hialurónico, se afirma que rejuvenece tu piel, fortalece tu sistema nervioso, regenera los tejidos, cuida tus huesos y articulaciones. El colágeno es una proteína esencial del cuerpo humano, pero consumir colágeno no necesariamente se traduce en su llegada a nuestros tejidos. La fuente natural de obtener esta proteína se encuentra principalmente en el cartílago de mamíferos como el pollo, la vaca, el buey, el cerdo y también en el pescado. Por lo tanto, lo que estás comprando en la farmacia es básicamente la piel y los huesos de un cerdo. El colágeno vegetal no existe debido a la incompatibilidad funcional de esta proteína con las plantas, que carecen de movilidad.

Refrescos carbonatados

Refrescos carbonatados
Aumentan el reflujo durante la digestión Al contrario de lo que se pensaba, los refrescos pueden tener un efecto negativo en el proceso digestivo

El consumo de refrescos, como Coca-Cola y Pepsi, también es algo que deberíamos reconsiderar. Lo peligroso de los refrescos no es solo el azúcar y los edulcorantes, sino también el gas, ya que afecta al sistema cardiovascular y tiene consecuencias en el sistema óseo. Se ha demostrado científicamente que los refrescos son perjudiciales para la salud en varios aspectos, independientemente de la edad y el sexo. Su consumo habitual afecta al sistema cardiovascular, lo que aumenta el riesgo de enfermedades del corazón. Además, puede provocar diabetes. En realidad, el consumo de refresco continúa siendo muy elevado en todo el mundo, especialmente debido al uso de cafeína y otras sustancias adictivas en su elaboración. Sin embargo, son las grandes campañas publicitarias las que promueven su compra y consumo masivo. Desgraciadamente, hay muchos hogares en los que no se concibe comer sin tener una de esas bebidas en la mesa. Las bebidas gaseosas son perjudiciales para la salud porque contienen varias sustancias nocivas en su composición. Además del azúcar y los edulcorantes, los aromas, conservantes y colorantes también tienen un impacto en el organismo. La gran mayoría de los refrescos contienen grandes cantidades de azúcar refinado, que puede ser sacarosa o fructosa extraída del maíz transgénico. Cualquiera de las dos es perjudicial, ya que el consumo excesivo de alimentos con jarabe de maíz de alta fructosa está relacionado con niveles elevados de triglicéridos, un tipo de grasa que se encuentra en la sangre y que causa problemas cardíacos. Además, el consumo de alimentos procesados y en conserva, como los refrescos, está relacionado con el riesgo de inflamación, lo que a su vez podría provocar problemas articulares. Los alimentos procesados con alto contenido en sodio aumentan el nivel de calcio en la orina, lo que puede aumentar la probabilidad de desarrollar cálculos renales.

Ketchup

Kétchup
El kétchup está lleno de sustancias que no son precisamente saludables, como azúcar, sal, especias y jarabe de maíz de alta fructosa. 

El Ketchup de tomate es otro producto que tal vez no volverías a comprar sabiendo cómo está hecho. El Ketchup está lleno de sustancias que no son precisamente saludables, como el azúcar, la sal, las especias y el jarabe de maíz de alta fructosa. El consumo excesivo de alimentos con jarabe de maíz de alta fructosa está relacionado con niveles elevados de triglicéridos, que pueden causar problemas cardíacos. Comer mucho azúcar también puede hacer que se gane peso. Además, el azúcar reduce la capacidad de las células para absorber y utilizar el azúcar de la sangre, lo que puede provocar resistencia a la insulina. La salsa de tomate, al ser un alimento ácido por la presencia de ácidos como el málico y el cítrico, puede provocar acidez. Por lo tanto, las personas con problemas estomacales como un trastorno digestivo o una enfermedad de reflujo gastroesofágico deben evitar el Ketchup. Además, los alimentos procesados y en conserva están relacionados con el riesgo de inflamación, lo que a su vez podría provocar problemas articulares. Los alimentos procesados con alto contenido en sodio aumentan el nivel de calcio en la orina, lo que puede aumentar la probabilidad de desarrollar cálculos renales. En su lugar, se recomienda hacer tu propio Ketchup casero o buscar una alternativa orgánica.

Margarina

Margarinas
La grasa trans es perjudicial para el organismo, sin embargo, no todas las margarinas tienen los ácidos grasos “trans” en su composición

La margarina, uno de los productos más habituales en nuestra cocina, fue creada como una alternativa más barata y fácil de conservar que la mantequilla. Sin embargo, con el paso de los años, se descubrió que su proceso de producción promovía la aparición de grasas trans, convirtiéndose en un producto mucho más perjudicial de lo que se pensaba. La margarina ha perdido popularidad después de ser considerada la alternativa saludable a la mantequilla durante décadas, debido a su origen vegetal y a su menor contenido de grasas saturadas. Sin embargo, se descubrió que también promueve la aparición de grasas trans durante el proceso de hidrogenación, que se utiliza para solidificar los aceites vegetales y hacer que la margarina sea más sólida. Estas grasas trans son muy perjudiciales para la salud, ya que aumentan los niveles de colesterol «malo» (LDL) en sangre y disminuyen los niveles de colesterol «bueno» (HDL). También aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y están relacionadas con la obesidad y la resistencia a la insulina. Por lo tanto, es importante tener cuidado con estos productos y no exceder la cantidad recomendada de grasas trans al día, que es de aproximadamente 3 gramos.

Como podemos ver, todos estos alimentos que forman parte de nuestra alimentación diaria tienen repercusiones en nuestra salud. Aunque muchos de ellos son deliciosos y difíciles de resistir, es importante tener en cuenta cómo están hechos y qué impacto tienen en nuestro organismo. El conocimiento de los ingredientes y procesos de fabricación puede ayudarnos a tomar decisiones más saludables en nuestra dieta. Por lo tanto, la próxima vez que vayas al supermercado, piénsalo dos veces antes de comprar alguno de estos productos. Tu cuerpo y tu salud te lo agradecerán.

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement