Connect with us

Viral

Asombroso encuentro: Hombre alimenta águilas calvas y captura depredadores en vídeo

Este hombre estaba alimentando un grupo de águilas calvas cuando la cámara filmó a más depredadores. Para la mayoría de las personas, ver al águila calva americana es una experiencia única en la vida. Esta imponente ave es sin duda un espectáculo que hay que contemplar cuando se eleva por los cielos o se abalanza para reclamar su presa. Pero para algunas comunidades pesqueras, los avistamientos de estos misteriosos gigantes del cielo son cada vez más frecuentes.

En primer lugar, es importante destacar que el águila calva es el ave nacional de Estados Unidos, por lo que es comprensible que algunas personas se confundan al verlas en Canadá. Sin embargo, si uno piensa en ello, estas aves pueden volar y las fronteras están hechas por el hombre. Hace apenas 40 años, esta especie de águila estaba cerca de la extinción debido a la caza, la destrucción de sus hábitats naturales y el uso excesivo de pesticidas. Pero gracias a la protección que ofrece la Ley de Especies en Peligro de Extinción y a la prohibición de algunos pesticidas dañinos, la población del águila calva americana se ha recuperado milagrosamente.

Los observadores de la naturaleza y los fotógrafos de todo el mundo solían tener que pasar meses esperando para ver una de estas llamativas aves en acción, mientras que ahora, si se saben ubicar adecuadamente, es más fácil que nunca ver a estas majestuosas criaturas en sus hábitats naturales. Esto es una gran noticia para gente como el fotógrafo de naturaleza Kevin Eby, que consiguió fotografiar un águila en su elemento. Esta increíble serie de fotografías le valdría una mención de honor en los premios de fotografía AutoPong 2019. Y después de ver esto, entenderás por qué.

El encuentro de Kevin con un águila calva

Kevin había instalado su cámara en un campo, recogiendo imágenes de los numerosos alces que habían sido liberados en el Parque Histórico Nacional de la Isla de San Juan en Friday Harbor, Washington. Mientras veía a un pequeño zorro que no podía tener más de unos meses de edad cumpliendo con su deber con un conejo del tamaño de su cabeza aprisionado entre sus mandíbulas, la atención de Kevin se despidió repentinamente cuando oyó el inconfundible grito de un águila calva que venía por detrás. Y como estaba bastante familiarizado con las águilas calvas, ya que había escrito un libro titulado «El Año del Águila», no tenía ninguna duda de lo que estaba a punto de ocurrir.

El águila se abalanzó y cogió el conejo directamente de las fauces del zorro, y voló para disfrutar de la sabrosa cena. Lo que ni Kevin ni el águila esperaban era la gran fuerza de voluntad de este joven y aguerrido zorro, que se aferró a su vida mientras se elevaba casi seis metros en el aire. Podría haber sido la valentía y la terquedad lo que hizo que el zorro se aferrara con fuerza, o bien el miedo a la enorme caída que se produciría si decidía soltar el conejo. Desgraciadamente, nunca lo sabremos. Pero se aferró, a pesar de los esfuerzos del águila que claramente intentaba deshacerse del indeseado pasajero.

En un acto de generosidad, el águila regresó en círculos al campo, esperando estar un poco más cerca del suelo antes de sacudirse al zorro bebé. El único daño causado fue en el orgullo del pobre zorro, y supongo que al conejo tampoco le fue muy bien.

El asedio de las águilas en Unalaska

En Unalaska, un pueblo repleto de águilas, las cosas son muy diferentes. Situado en el extremo sur del estado de Alaska, en medio de las islas Aleutianas, este pueblo volcánico de 80 millas de largo está habitado por 1,759 personas y 600 águilas, lo que lo convierte en una de las zonas más densamente pobladas de águilas de toda Norteamérica.

Para algunos residentes, la presencia de estas aves puede resultar molesta y peligrosa. Las águilas son bestias increíblemente territoriales y durante la época de anidación mantienen un ojo vigilante sobre las posibles amenazas y atacarán en un momento dado. Esto se ha convertido en un peligro para los lugareños, ya que muchas de las águilas de la ciudad han construido sus nidos en el lado del acantilado rocoso justo al otro lado de la única oficina de correos de la ciudad.

La gente tiene que correr cubriéndose la cabeza desde el auto hasta la seguridad de la oficina de correos, mientras estas gigantescas mamás pájaros se abalanzan desde el cielo intentando proteger a sus crías. Los agentes de seguridad locales incluso han tenido que colocar carteles para advertir a los transeúntes de la amenaza.

Además de los ataques a los residentes, las águilas también pueden ser bastante molestas de otras maneras. Por ejemplo, hacer un simple recado en la ciudad puede convertirse en una molestia, ya que las águilas tienen una tremenda puntería y agilidad, y pueden abalanzarse con facilidad y robarte los sabrosos alimentos de las manos. Esto puede ser especialmente molesto para los residentes que tienen el hábito de comer al aire libre y disfrutar de la hermosa naturaleza de Unalaska.

Es importante señalar que a pesar de estas molestias, los habitantes de Unalaska no guardan rencor hacia las águilas. En su mayoría, aman a estas aves y están orgullosos de compartir su ciudad con estos hermosos y patrióticos símbolos de la libertad.

El festín de las águilas en 2 Harbor

Ahora, echemos un vistazo a la verdadera razón de la infestación de estas enormes aves de presa en la pequeña ciudad costera de 2 Harbor. Este lugar, situado a pocos minutos al norte de Unalaska, es uno de los mayores y más ricos puertos pesqueros de Norteamérica. Y con todo ese sabroso pescado que se extrae de las aguas cada día, se convierte en un delicioso y cómodo bufé para nuestras amigas las águilas.

Los pescadores, al igual que todos los residentes de 2 Harbor, no parecen molestarse demasiado por la presencia de las águilas. De hecho, el pescador Jesse Page decidió compartir su experiencia trabajando entre bandadas de águilas calvas a través de un video que se volvió viral en 2013. En el video, Jesse lanza un puñado de restos de pescado a un águila solitaria que espera pacientemente en la cubierta de su barco. Pero antes de que Jesse pueda lanzar un segundo puñado, se le unen más águilas hasta llegar a más de una docena.

El video muestra cómo Jesse empieza a ser rodeado por estas magníficas criaturas, que se pelean por los restos de pescado. Jesse incluso intenta alimentar a una de las águilas directamente con su mano, mostrando la confianza que ha desarrollado al trabajar con ellas a diario. Al final, Jesse se ve completamente rodeado y decide arrojar los restos del cubo lleno de carnada en la cubierta para deleite de los hambrientos demonios emplumados.

El video llamó la atención de los amantes de las aves y la naturaleza de todo el mundo, y seguramente impulsó el turismo en la pequeña ciudad de 2 Harbor. Imagínate vivir en una ciudad invadida por aves depredadoras gigantes, verlas sobrevolar y no saber nunca dónde van a aterrizar. Sería ciertamente angustioso. ¿Serías lo suficientemente valiente como para intentar alimentar a un águila gigante directamente de tu mano? Hazlo saber en los comentarios.

Advertisement

Gracias por leer este artículo y espero que hayas disfrutado de esta fascinante historia sobre las águilas calvas y su relación con las comunidades pesqueras. Recuerda darle al botón de me gusta y suscribirte para más historias interesantes sobre la vida animal y la naturaleza.

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement