Connect with us

Viral

Conmovedora historia de amor entre perro y bebé cautiva al mundo

Cuando se introduce un nuevo bebé a la familia, muchas personas se preocupan por la posible reacción de sus mascotas. Por eso, esta familia decidió grabar a su perro cuando se quedó solo con su hijo, y lo que vieron les impactó. Mucha gente sabe que las mascotas a veces se comportan de forma imprevisible.

Cuando llega un nuevo bebé a la familia, a veces los animales están encantados con la nueva incorporación y están deseando jugar con su nuevo hermano o hermana, pero otras veces los animales son más cautelosos y les preocupa que no haya suficiente amor para los dos. Por eso, es importante presentar a ambos seres de forma controlada.

Juliá y Daniel, originarios de Lituania, decidieron mudarse a Ennis, en Irlanda, hace algunos años. Armados con nada más que sus dos maletas y una gran determinación, la pareja se propuso crear un nuevo hogar lleno de amor y mucha amistad. Una vez que llegaron a Ennis, no perdieron tiempo en conocer a sus vecinos. Se adaptaron bien a la ciudad e incluso se convirtieron en miembros ávidos de su comunidad. Siempre estaban dispuestos a ayudar si alguien lo necesitaba o simplemente a tener una agradable charla con quien quisiera. Una de sus actividades favoritas era pasar las noches de los viernes en el pub local, donde se reunían con sus vecinos y disfrutaban de la velada juntos.

Pero mientras vivían su vida en su pequeña pero acogedora casa adosada, ambos sabían que faltaba algo en su familia. No pasó mucho tiempo antes de que la pareja se encontrara en una sala llena de perros en una granja a solo 10 minutos de su casa. «Vamos a hacerlo», le dijo Daniel a su mujer. Pero Julia estaba un poco indecisa al principio. No sabía si serían capaces de dar a un perro toda la atención que necesitaba, o incluso si tendrían espacio para él en su pequeña morada.

Pero entonces se fijó en un precioso cachorro de beagle que movía alegremente la cola ante la pareja. En cuanto lo vio, Julia supo que no podía negarse. Ese mismo día, regresaron a su casa con el nuevo miembro de su pequeña familia. Mientras estaba sentado en la parte de atrás, emocionado por ver cuál sería su nuevo hogar, la pareja decidió llamarlo Charlie.

Como muchos cachorros nuevos, Charlie se emocionaba fácilmente y estaba lleno de energía, especialmente cuando se trata de explorar cosas nuevas. Así que en cuanto puso la pata en su nueva casa, Julia y Daniel ya supieron que debían adiestrarlo. Por suerte, los beagles son perros muy inteligentes e incluso han sido adiestrados como perros rastreadores por las fuerzas policiales de todo el mundo. Por eso, sus responsables pudieron entrenarlo para que hiciera varias tareas domésticas, desde buscar el mando a distancia hasta cerrar los armarios. Charlie era un cachorro inteligente que estaba encantado de poder ayudar.

Pero lo que no sabía es que pronto habría otro miembro de la familia en camino. Un día, Julia entró corriendo por la puerta principal llamando a Daniel para que fuera a verla rápidamente. Preocupado por si le había pasado algo a su mujer, bajó corriendo las escaleras con el corazón latiendo como un tambor. Irrumpió en el salón y vio a la mujer de pie. Le preguntó qué le pasaba, y ella sonrió. La confusión de Daniel se convirtió rápidamente en emoción cuando su mujer le dijo que estaba embarazada. Esa noche lo celebraron saliendo a cenar a su restaurante favorito. Al volver a casa, Charlie saludó a sus dueños con su habitual alegría. La pareja se dio cuenta entonces de que podían tener un pequeño problema. ¿Cómo reaccionaría su cachorro ante el nuevo hermano o hermana? ¿Estaría contento? ¿Se pondría celoso y sobreprotector con sus padres?

Sabiendo que había que hacer algo para que todos se llevaran bien, Daniel se puso rápidamente a trabajar en el adiestramiento del perro para que ayudara a cuidar al bebé. No es que Charlie fuera un perro celoso, pero sí disfrutaba de la atención. Así que Daniel pensó que entrenándolo para que ayudara, no se sentiría tan excluido.

Finalmente, tras nueve largos meses, llegó el momento de poner a prueba las habilidades de Charlie. La hija de la pareja, Laura, llegó en un día frío de invierno tras tres horas de parto. Cuando por fin les permitieron volver a casa, Julia se moría de ganas de presentar a Charlie al nuevo miembro de la familia. Una vez en la casa, Daniel y Julia no perdieron tiempo y se sentaron en una colchoneta con su pequeña lo suficientemente baja como para que el beagle pudiera acercarse a saludar.

Al principio, Charlie se acercó lentamente, y a los pocos instantes de conocerse, su colita se movía tan alegremente como siempre. Era una muy buena señal. Y cuando Laura cumplió unos meses, el cachorro se había convertido en una niñera a tiempo parcial para la pequeña de ojos azules. Su entrenamiento incluso dio frutos, ya que le ayudó en las tareas parentales, como ir a buscar pañales para ayudar a cambiarla y conseguir su mantita para mantenerla caliente. Parecía que Charlie se había enamorado de verdad de su hermanita. Julia y Daniel estaban encantados de ver que los dos se llevaban bien.

Pero todavía había una pregunta que necesitaban responder: ¿se podía confiar en Charlie a solas con Laura? Durante todo el tiempo que ambos habían pasado juntos, siempre habían estado bajo la atenta mirada de Daniel y Julia. Esto tenía a la pareja pensando. ¿Será que Charlie quería realmente al bebé, o simplemente lo ayudaba porque quería complacer a sus amos?

Para averiguar la respuesta, la pareja decidió comprar una pequeña cámara de vídeo y colocarla en el salón para poder ver por sí mismos cómo reaccionaba el perro con Laura sin que ellos estuvieran presentes. Una vez que todo estuvo listo, la nueva madre y el padre subieron juntos al piso de arriba, dejando a Charlie solo, sentados ansiosamente en el extremo de su cama. Esperaban que solo ocurriera lo mejor.

Al día siguiente, mientras Laura dormía la siesta y Charlie almorzaba, la pareja decidió ver el metraje. Y lo que encontraron les sorprendió. En las imágenes se ve claramente que Charlie hacía todo lo posible por mantener a su hermana pequeña entretenida. La cuna va para que se durmiera en su cuna e incluso tocaba el teclado para ella, aunque quizás no muy bien.

Julia y Daniel estaban encantados de ver que el querido beagle realmente quería a su hija tanto como ellos. Inspirados por la grabación, Julia y Daniel publicaron el video en sus redes sociales e incluso decidieron crear su propio canal de YouTube, centrado principalmente en las aventuras de Charlie y Laura. El canal tuvo rápidamente más de 100 vídeos y acumuló un total, en ese momento, de 95 millones de visitas. Sus encantadores vídeos caseros han entretenido e iluminado a millones de personas alrededor del mundo.

Pero hubo un video en particular que llamó la atención de la gente. Con más de 25 millones de visitas y 2000 comentarios, ¿de qué trataba este video? Pues bien, mostraba a Charlie paseando por el salón, olfateando nuevos olores. Mientras tanto, Laura estaba en su hamaca, rebotando felizmente con un juguete en las manos. Al ver lo que hacía su hermana pequeña, el travieso sabueso se acerca al bebé de 5 meses y le quita el juguete de peluche. Luego, se arrastra hasta su propia cama con este juguete en la boca. Como muchos podrían esperar, la pequeña comienza a llorar por la falta del juguete. Y al oír su llanto, el perro se da cuenta rápidamente de que había hecho algo malo. Se levanta de su cama y corre hacia Laura con el juguete aún en la boca. Se lo devuelve y hace que ella se ría mientras le acaricia la oreja. El propio perro mueve alegremente la cola al hacer las cosas bien de nuevo.

Advertisement

Desde entonces, ambos se han vuelto inseparables, haciendo prácticamente todo juntos, desde comer, dormir, jugar y dormir la siesta. Estos dos son los mejores amigos, y aunque algunas personas creen que los animales son demasiado peligrosos para tenerlos cerca de los bebés, Daniel y Julia no están de acuerdo, especialmente cuando se trata de su precioso y querido Charlie. Él no ha mostrado más que amor y amabilidad por toda su familia.

¡Qué historia tan increíble! Esto demuestra que los perros son realmente los mejores amigos del hombre. Si te gustó esta historia tanto como a mí, no olvides darle a me gusta y suscribirte para recibir nuevo contenido increíble a diario. ¡Nos vemos la próxima vez con más historias inspiradoras!

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement