Connect with us

Viral

¡Impresionante hallazgo al despertar!

Escuchamos muchos casos médicos extraños en los medios de comunicación y nunca pensamos que uno de esos casos podría ser de nosotros. Esta mujer no esperaba despertarse un día y convertirse en un caso médico raro. Pensó que se había mordido la lengua mientras dormía, pero los médicos descubrieron algo increíble. Continuó observando para saber qué es lo que realmente sucede con su lengua. Un golpe en la lengua casi nunca es un gran problema. Hemos pasado por eso, nos hemos mordido la lengua por error, nada extraordinario. Pero ese no era el caso de esta mujer.

Jamie Paul llevaba una vida normal. Tenía una familia perfecta, la profesión perfecta, y no esperaba que su vida cambiara en pocos meses. Se despertó un día de diciembre de 2019 con un pequeño bulto en la lengua. Como la mayoría de nosotros, Jamie Powell no pensó mucho en ello. Esta mamá de 37 años y trabajadora de una guardería de California pensó que se había mordido mientras dormía y era todo. Sin embargo, al cabo de dos semanas, la protuberancia de la lengua empezó a hacerse cada vez más grande y empezó a irritar su boca y los dientes que la rodeaban. Comenzó a ser muy molesto para ella comer y cepillarse. Fue entonces cuando Jamie empezó a preocuparse por el extraño bulto en la lengua.

Aproximadamente un mes después, en enero de 2020, fue a hacerse una limpieza dental rutinaria y le mostró su dentista el bulto. Este no pareció preocuparse y le aconsejó a Powell que siguiera con normalidad. Pero Jamie no podía quedarse quieta, la preocupación no terminaba ni siquiera después de que el dentista le dijera eso. Empezó a buscar en Google para ver si podía encontrar algo que se pareciera a su bulto. Su instinto le decía que algo estaba mal allí y que no podía dejarlo pasar. Decidió entonces concertar una cita con un otorrinolaringólogo al mes siguiente.

Este le hizo una biopsia, que es el proceso de extraer un pequeño trozo de tejido del bulto. Lo llevó al laboratorio y le dijo a Jamie que esperara una semana antes de que le dieran los resultados. En marzo de 2020, el resultado del laboratorio estaba listo. El médico tenía que dar una noticia realmente importante a Jamie, algo que cambiaría totalmente su forma de vida. La mujer recibió la llamada de su médico, que le había diagnosticado un agresivo cáncer de lengua.

Imagínate que un día te despiertas pensando que te has mordido la lengua mientras dormías y que unos meses después te diagnostican un cáncer de lengua. Es aterrador y Jamie también lo sintió. Estaba muy enfadada por ese diagnóstico, porque antes llevaba una vida sana y activa. Dijo que no sabía quién era después de ese diagnóstico. Sin embargo, convirtió toda esa rabia en fuerza. Por suerte, no siguió el consejo de su dentista. De lo contrario, podría haber sido demasiado tarde para ella.

Tras el diagnóstico, tuvo que someterse inmediatamente a un tratamiento para tener más posibilidades. Se le practicó una glosotomía parcial, es decir, una operación para cortar la parte donde estaba el bulto. La lengua se reconstruyó con una parte de la piel que los médicos tomaron de la pierna. Más tarde bromeó con este detalle e hizo un video en Instagram en el que se le preguntaba, en broma, si debía afeitarse la lengua ahora o no. Fue muy divertido, pero eso no era todo.

El cáncer es algo maligno, si tiene la oportunidad, empieza a extenderse como una hierba salvaje. Jamie tuvo que someterse a una disección de cuello porque el cáncer se estaba extendiendo a sus ganglios linfáticos. Pasó una semana en el hospital. No podía hablar ni comer, imagina algo como eso. Los médicos le colocaron una sonda de alimentación para que pudiera recibir la nutrición adecuada durante su recuperación. La peor parte fue que no se le permitió recibir visitas debido a las restricciones por el COVID-19. Todo este tiempo debía permanecer sola, con los suyos apoyándola a la distancia, pero estaba decidida a volver a casa para curarse.

E hizo que las enfermeras hablaran por y con su marido para enseñarle a alimentarla a través de la sonda. En pocos días, asombró a los médicos y las enfermeras con su determinación de mejorar rápido, y demostró que estaba lista para volver a casa. Jamie pensó que todo iría bien después de la operación, pero resultó que estaba equivocada. El problema era mucho mayor. Después de la intervención, los médicos examinaron otro trozo del tejido extirpado y descubrieron que el cáncer se había infiltrado en el sistema nervioso de Jamie, y que necesitaba 30 rondas de radiación en la cabeza y cuello.

Esta fue una etapa dura para Jamie, tanto mental como físicamente. Los doctores advirtieron a Jamie que existía la posibilidad de que no pudiera hablar o sonar igual después de la radiación. También le dijeron que tendría que soportar graves quemaduras en el interior de la boca y el cuello. La mujer tuvo una idea después de que le dijeran que podría perder la voz. Grabó vídeos de sí misma hablando para poder mostrárselos después a sus hijos Jack y James en caso de que su voz no se recuperara tras la radiación. Esto fue totalmente desgarrador.

Justo después de esto, Jamie comenzó su radioterapia. Cada día, durante seis semanas, tuvo que acostarse en la mesa de radiación con una máscara de malla durante 15 minutos seguidos. No era un proceso nada fácil. Sabemos que las terapias contra el cáncer son duras de superar, pero ella nunca se rindió. También dijo que la radiación fue lo más duro que ha hecho en su vida. La mentalidad positiva de Jamie es lo que la hizo seguir adelante. Se repetía a sí misma que tenía que luchar mucho para poder seguir en esta tierra, por ella y por sus hijos pequeños.

La radiación dejó a Jamie sin poder hablar correctamente ni comer como lo hacía antes. Tuvo que volver a aprender a mover y controlar la lengua. Describió su lengua diciendo que la sentía como un objeto extraño en su cuerpo. Un terapista del lenguaje la ayuda a superar este obstáculo durante cinco meses seguidos. Pero hay otros efectos secundarios con los que tiene que vivir.

La radiación dejó a Jamie con la boca seca, algo de lo que tiene que ocuparse a diario. Necesita hidratarse constantemente con agua porque la sequedad bucal le causa dificultades para comer, tragar y hablar. Y el hecho de no poder comer bien le hizo perder peso, unos 16 kilogramos para ser exactos. Sus papilas gustativas tampoco eran las mismas, pero poco a poco iban volviendo a hacerlo. Todo lo que podía comer por su cuenta eran alimentos blandos y batidos de proteínas.

Su voz no es la misma que antes, pero esto era algo que los médicos ya le habían advertido. Sin embargo, está agradecida de poder seguir hablando y de que el cáncer no le haya quitado la vida. En junio de 2020, pudo tocar la campana, que es una tradición en los hospitales de Estados Unidos para los pacientes de cáncer que vencen la enfermedad.

Jamie se ha convertido en una inspiración para otros pacientes. Empezó a compartir su historia en las redes sociales en marzo, tras no encontrar a nadie con el mismo diagnóstico y lo extraño de su caso. Es que este tipo de cáncer se asocia a hombres mayores con antecedentes de tabaquismo, algo que Jamie se enorgullecía de no haber hecho en ningún momento de su vida. Dijo que llevaba un estilo de vida saludable. Sin embargo, la vida puede ser inesperada. Un día estás sano y al siguiente te despiertas con un cáncer de lengua.

La cuenta de Instagram de Jamie se convirtió en su diario, donde compartía su historia, tratamiento tras tratamiento. Expreso que comenzó a compartir su viaje en las redes sociales como una salida para ser vulnerable. Compartir su historia se convirtió en una especie de terapia. Expresó sus preocupaciones a la gente y se sintió, de alguna manera, aliviada.

Advertisement

También encontró un par de mujeres en Instagram que tenían experiencias similares a la suya, y se sintió agradecida de no estar sola en esto. Actualmente, se está tomando su tiempo día a día para centrarse en su correcta recuperación. Sigue trabajando con un terapista de lenguaje y un fisioterapeuta para lograr la movilidad de su lengua. La recuperación completa de este tipo de cáncer requiere unos 18 meses. Es un proceso lento, pero está aprendiendo a querer a su nuevo yo.

Jamie también agregó que la lucha contra el cáncer no es solo física, sino también mental. Se sentía fea y avergonzada por su aspecto y la forma en que sonaba. Tenía la boca caída por no tener sensibilidad en el lado izquierdo. También expresó que es necesario hablar de este cáncer, y que está agradecida por ser la voz de ello. Esta superviviente de cáncer sigue compartiendo trozos de su vida en Instagram, donde también hace videos divertidos para abordar la situación. Es una persona positiva y cariñosa que se ha convertido en una gran inspiración para las personas que luchan contra el mismo tipo de cáncer. Su mentalidad positiva no solo la ayudó a ella, sino a muchos otros.

Si un ser querido tuyo está luchando contra una enfermedad grave, sé que puede ser duro al principio. Una actitud positiva ante todos los obstáculos ayuda a que la medicación funcione mejor, un estudio lo ha demostrado. Recuerda que tienes una razón para vivir y sigue luchando por ella. ¿Qué harías si te ocurriera algo así? ¿Qué crees que es lo más difícil en la lucha contra el cáncer? Cuéntanos en la sección de comentarios de abajo y, si te gustó este video, ¿por qué no le das al botón de «Me gusta» o quizás al de favoritos? O te suscribes. Toca la campana para que te avise Moss cuando publiquemos el siguiente. Hasta entonces, mira nuestros videos anteriores para ver más historias que te dejarán boquiabierto. Gracias por vernos.

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement