Connect with us

Viral

​Misterio revelado: lo inimaginable hallado por arqueólogos

Los arqueólogos siempre están tropezando con piezas intrigantes

Claro que sí, es la naturaleza misma de su trabajo, pero a veces tropiezan con cosas tan peculiares, extrañas y desconcertantes que ni siquiera ellos las vieron venir. Te quedarás de piedra cuando veas lo que desenterraron últimamente. Estos son los 20 hallazgos arqueológicos más misteriosos.

Número 20: antiguos retretes con barriles

Uno de los hallazgos más inesperados de la arqueología en Dinamarca fueron unos antiguos retretes construidos con barriles. Aunque puede que no sea el hallazgo más glamoroso, entusiasmó a los expertos. No solo encontraron retretes, sino también excrementos humanos que describieron como «en perfecto estado». Los barriles utilizados para transportar mercancías y almacenar pescado se convirtieron en retretes improvisados. Los bariles estaban atados y forrados de arcilla, y tenían tubos en el fondo para el desagüe. Este hallazgo nos revela información fascinante sobre la vida cotidiana en la época medieval.

El curioso descubrimiento de las ruinas peculiares

En las profundidades de una selva amazónica se descubrieron unas ruinas misteriosas que parecen ser el signo de una antigua civilización. Las obras de arte recogidas en el lugar han dejado perplejos a los expertos. Se cree que estas ruinas son el vestigio de una civilización antigua que vivió en estas tierras hace muchos siglos. Este hallazgo nos muestra que la selva amazónica está llena de secretos y misterios por descubrir.

Número 19: canibalismo en Europa

Cuando pensamos en el canibalismo, normalmente tendemos a asociarlo con lugares exóticos y oscuros aislados del resto del mundo. Sin embargo, el canibalismo también existió en Europa. Los paleontólogos han descubierto huesos de 100,000 años de antigüedad en una cueva en Francia que muestran evidencias de que fueron consumidos por otros neandertales. Incluso durante las hambrunas del siglo XI en Inglaterra, se vendía carne humana cocinada en los mercados. Estos hallazgos nos muestran un lado oscuro de la historia de Europa que quizás preferiríamos olvidar.

Número 18: el esqueleto de Atacama

En el desierto de Atacama, Chile, se descubrió un esqueleto momificado con una apariencia alienígena. Sin embargo, un estudio reciente reveló que el esqueleto pertenece a una niña humana con un desarrollo óseo anormal causado por mutaciones genéticas. Este descubrimiento pone fin a las especulaciones sobre los orígenes extraterrestres del esqueleto y abre la puerta a posibles tratamientos para personas con problemas óseos.

Número 17: antiguas momias de fuego y Baloy

En la ciudad de Cawayan, Filipinas, se encontraron momias antiguas conocidas como las momias de fuego y Baloy. Estas momias fueron preservadas a través de un largo proceso de deshidratación y ahumado realizado por la tribu local de Baloy. Aunque con la llegada de los españoles a la región, se abandonaron estas prácticas, las momias de fuego permanecieron ocultas y protegidas en cuevas hasta su reciente descubrimiento. Estas momias se han convertido en los protectores de la tribu y de sus lugares sagrados.

Número 16: monedas de oro en una antigua tumba

En el cementerio real de la ciudad de Shianji, China, se descubrió el mayor alijo de monedas antiguas chinas hasta la fecha. Este tesoro de 285 monedas de oro antiguas se encontraba en un cementerio de la dinastía Han y se cree que fue concedido por el emperador al marqués. Además de las monedas, se encontraron objetos de bronce, oro y jade, lo que hace de este hallazgo uno de los más notables en la historia de la arqueología china.

Número 15: materia fecal vikinga

Uno de los hallazgos más inusuales en la arqueología es la mayor muestra de heces humanas de la que se tiene constancia. Descubierta en el Reino Unido, esta muestra de materia fecal es de un hombre vikingo y proporciona información fascinante sobre la dieta de los vikingos. Se encontraron huevos parasitarios en la muestra, lo que sugiere que el hombre vikingo sufría de lombrices intestinales. Este hallazgo nos muestra una cara menos glamorosa, pero igualmente interesante, de la vida de los vikingos.

Número 14: garra de moa

En las cuevas del monte Owen, Nueva Zelanda, se encontró una garra gigante de un moa, un ave extinta. Esta garra es uno de los descubrimientos más impresionantes de la arqueología en Nueva Zelanda, ya que ha revelado información valiosa sobre estas aves gigantes. Los moa eran aves herbívoras que se extinguieron hace unos 700-800 años. Esta garra, que tiene más de 3,300 años, ha impresionado incluso al actor Mark Hamill, quien la comparó con una criatura de Star Wars.

Número 13: tumbas y estatuillas en Zara, Egipto

En la famosa necrópolis de Saqqara, cerca de El Cairo, se descubrieron recientemente 250 sarcófagos y 150 estatuillas antiguas. Este es uno de los mayores hallazgos arqueológicos de la historia de Egipto. Los sarcófagos estaban pintados y las momias que había en su interior estaban bien conservadas. También se encontraron vasijas de bronce utilizadas en los rituales de la diosa Isis, así como una estatua sin cabeza de Imhotep, el arquitecto jefe del faraón Djoser. Este descubrimiento nos ofrece una visión fascinante de la vida en el antiguo Egipto.

Número 12: el sarcófago negro

En Alejandría, Egipto, se encontró un gigantesco sarcófago de granito negro en 2018. Los expertos esperaban encontrar algo espectacular al abrir el sarcófago, pero solo encontraron los restos de tres esqueletos que probablemente pertenecían a tres soldados sumergidos en aguas residuales. Aunque el descubrimiento no fue tan emocionante como se esperaba, el sarcófago en sí es impresionante debido a su tamaño y peso. Este hallazgo nos muestra que no siempre se encuentran tesoros en los descubrimientos arqueológicos.

Número 11: la piedra misteriosa de Cosmo

La piedra misteriosa de Cosmo es una de las reliquias más curiosas y menos conocidas de Nueva Hampshire. Este objeto intrigante fue descubierto por un clérigo inglés y anticuario en 1887. La piedra está hecha de cuarcita y presenta varios motivos grabados, incluyendo espirales. Aunque su origen y propósito seguían siendo un misterio, se cree que tiene unos 13 metros de largo y 8 metros de ancho. Este hallazgo nos muestra que incluso en lugares aparentemente sin interés, se pueden encontrar objetos sorprendentes.

Número 10: el mecanismo de Anticitera

El mecanismo de Anticitera ha sido considerado el primer ordenador analógico antiguo para calcular posiciones astronómicas. Descubierto en el año 1901 en un precio cerca de la isla griega de Anticitera, este mecanismo de bronce está compuesto por decenas de ruedas dentadas y presenta numerosas inscripciones griegas. Se cree que fue utilizado para predecir eclipses solares y lunares. Este descubrimiento nos muestra que incluso en la antigüedad, los humanos tenían conocimientos avanzados en ciencia y tecnología.

Número 9: jarra romana

En un almacén del Museo de Arqueología de Ontario, en Canadá, se encontró una antigua jarra romana que ha desconcertado a los expertos. La jarra, hecha de arcilla, está llena de agujeros y se desconoce su objetivo original. Aunque se especula que pudo haber sido utilizada para guardar roedores o como lámpara, nadie ha encontrado una respuesta definitiva. Este descubrimiento nos muestra que aún hay muchos enigmas por resolver en el mundo de la arqueología.

Número 8: suelo de mosaico en Londres

Un grupo de arqueólogos descubrió en Londres la mayor superficie de mosaico romano hasta la fecha en el Reino Unido. Este suelo de mosaico adornaba un comedor romano y presenta un intrincado diseño de flores y motivos geométricos. Este hallazgo nos muestra la habilidad de los antiguos romanos en la creación de mosaicos y nos revela la opulencia y el lujo de su estilo de vida.

Advertisement

Número 7: suelo de mosaico en Londres

Un grupo de arqueólogos de Guatemala descubrió recientemente la prueba más antigua del calendario maya. Dos fragmentos de murales, al unirse, revelan una anotación conocida como «siete siervos» que data de entre el 300 y el 200 antes de Cristo. Este descubrimiento nos muestra que el calendario maya también era utilizado por otras culturas mesoamericanas, como los aztecas. Además, nos muestra la antigüedad de este calendario, que aún es utilizado por los mayas modernos.

Número 6: la piedra misteriosa del Lago Winnepesaukee

En 1872, se descubrió una piedra misteriosa en las orillas del Lago Winnipesaukee, en Nueva Hampshire. Esta piedra ha desconcertado a arqueólogos e investigadores durante más de 100 años. Grabada con un símbolo icónico de las tribus nativas americanas, la piedra no tiene un origen claro y su propósito sigue siendo un enigma. Este hallazgo nos muestra que algunas incógnitas de la arqueología pueden permanecer sin resolver durante décadas.

Número 5: la Fuente Magna de Bolivia

La Fuente Magna, encontrada en Bolivia, ha intrigado a los investigadores debido a su inscripción en idioma sumerio y akadio. Esta piedra ha desconcertado a los expertos, ya que las culturas sumerias y mesopotámicas no tenían ninguna relación geográfica con Bolivia. Este enigma nos deja preguntas sin respuesta sobre la presencia de los sumerios en América hace más de 5,000 años.

Número 4: la figurilla de Nampa

En Nampa, Idaho, se descubrió una pequeña figurilla humana de arcilla en un pozo de sondeo. Esta figurilla ha desconcertado a los arqueólogos, ya que se cree que tiene una antigüedad de unos 2 millones de años. Esto contradice la teoría aceptada de que los humanos modernos llegaron a América mucho más tarde. Aunque su autenticidad ha sido objeto de debate, este hallazgo plantea preguntas intrigantes sobre la presencia temprana de los humanos en América.

Número 3: el calendario Maya

Se descubrieron dos fragmentos de murales en Guatemala que representan el calendario maya. Este descubrimiento revela la prueba más antigua del uso del calendario maya, datando de entre el 300 y el 200 antes de Cristo. Este calendario adivinatorio maya ha estado en uso durante al menos 2,300 años, y aún lo siguen utilizando los mayas modernos. Este hallazgo nos muestra la sofisticación y precisión de los antiguos mayas en su conocimiento del tiempo y los ciclos astronómicos.

Número 2: el suelo de mosaico romano

En el centro de Londres, se descubrió un impresionante suelo de mosaico romano en una obra cerca del Shard. Este mosaico decoraba el suelo de un comedor romano y presentaba un diseño intricado de flores y motivos geométricos. Aunque el mosaico en sí tiene unos 2,000 años de antigüedad, debajo se encontraron restos de un mosaico aún más antiguo. Este descubrimiento nos muestra la evolución de la arquitectura romana y la importancia del arte en la vida cotidiana de los romanos.

Número 1: el suelo de mosaico romano

Uno de los hallazgos más impresionantes en la arqueología británica es el suelo de mosaico romano encontrado en Londres. Este mosaico es la superficie más grande de mosaicos romanos encontrada hasta ahora en el Reino Unido y data de hace casi 2,000 años. El mosaico decoraba un comedor romano y presenta un intrincado diseño de flores y motivos geométricos. Este descubrimiento nos muestra la sofisticación y el lujo de la vida romana en Londres en ese momento.

Como puedes ver, la arqueología nos revela una cantidad increíble de hallazgos misteriosos y fascinantes. Estos 20 descubrimientos son solo una pequeña muestra de lo que los arqueólogos han desenterrado en todo el mundo. Cada hallazgo nos ofrece una ventana a nuestro pasado y nos permite comprender mejor las culturas y civilizaciones que nos precedieron. Sin duda, la arqueología seguirá sorprendiéndonos en el futuro con nuevos y emocionantes descubrimientos.

El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement