Connect with us

Viral

Soldado sorprendido por bebé alce: ¿Qué sucedió después?



A Este Soldado Se Le Acercó Un Bebé Alce Y Lo Que Ocurrió Después Fue Impactante


Debido a la naturaleza de su profesión, los soldados están acostumbrados a tener responsabilidades, y esto es más que cierto para un soldado que acabó siendo abordado por una cría de alce mientras estaba en el bosque. Lo que ocurrió a continuación es realmente impactante, un protector para todos, un encuentro único.

El encuentro en el bosque

Comenzó cuando Eric Triplicó, un soldado del ejército estonio, y algunos de sus amigos soldados fueron trasladados a una base militar diferente. Esta estaba situada al sur de donde se encontraban habitualmente, bastante cerca del río Vor Stars. Todos los años tiene lugar en Estonia un ejercicio militar que se celebra desde que el país obtuvo la independencia en 1991. Ese año, el ejercicio se denominó Field 2018. Como el objetivo principal de esta unidad era el entrenamiento, a Eric le tomó por sorpresa cuando se encontró con algo que no encajaba en su régimen.

En lo más profundo del bosque, un grupo de soldados estonios realizaba diligentemente los ejercicios. Eric trabajaba duro, pero en un día largo y caluroso, y al final tenía que ir al baño. No sabía que un breve descanso pudiera ser tan impactante. Mientras se adentraba en el bosque, sus oídos captaron el más leve sonido, como el llanto de un animal. «Será un gato o un bebé pequeño», pensó preocupado y curioso a la vez. Eric no se movió del sitio, pues parecía que los agudos lamentos eran cada vez más fuertes.

En algún momento, una criatura salió de entre los árboles. Cuando el hombre vio por primera vez al animal, supuso que se trataba de un perro, ya que su tamaño era similar al de uno. Aunque al principio no estaba claro, le pareció bonito. Entonces, la criatura empezó a acercarse aún más, y a cada paso comenzaba a parecerse más y más a otra cosa. Resultó que esta criatura que se acercaba a él era una cría de alce y parecía que intentaba decirle algo.

Eric pudo percibir que el pequeño estaba ansioso por la situación. Mirando a su alrededor, se preocupó un poco cuando se percató de que estaba solo. El soldado tenía debilidad por los animales, y lo último que quería hacer en ese momento era asustarlo. Lentamente bajó al suelo con suerte, no parecería amenazante. En esa posición, el bebé alce miraba a Eric desde detrás de un arbusto frondoso. La táctica del hombre parecía haber funcionado, ya que la pequeña cría no tardó en alejarse del arbusto y acercarse a donde estaba sentado. De repente, se detuvo. Era como si estuviese observando a Eric, tratando de evaluar si era una buena persona a la que acercarse.

La cría no tardó mucho en tomar su decisión, y pronto Eric sintió que el solitario animal le acariciaba con el hocico. Finalmente, comprendió por qué la cría lloraba y por qué había ido a buscar ayuda de alguien. Tenía hambre. Aunque Eric quería alimentarlo, no tenía forma de hacerlo. Lo que el bebé alce realmente necesitaba era a su madre. Con ese pensamiento en mente, buscó rápidamente la zona. Se esforzó al máximo recorriendo el bosque por arriba y abajo, pero no encontró ningún rastro de la madre alce.

Sintiéndose un poco desanimado y sin un plan alternativo, buscaría el veterinario local y le pediría ayuda. La cría no sólo estaba sola y vulnerable a los peligros, sino que había acudido a él en busca de ayuda. Seguramente, sus caminos se habían cruzado por alguna razón, y ahora Eric sentía que debía cumplir con su deber de protegerla, como todo soldado debería hacerlo. El veterinario le ofreció algunos de los consejos más útiles que se le ocurrieron. Probablemente, era mejor que la cría permaneciera en el lugar donde Eric la había encontrado, en el caso de que la madre estuviera buscando a su bebé. Esa zona del bosque debería estar intacta para facilitar la búsqueda.

El regreso de la madre

Aunque no era un plan perfecto, era todo lo que tenían por ese momento. El veterinario le prometió a Eric que se pondría en contacto con alguien para que el pequeño pudiera recibir un poco más de ayuda. Eric y la cría de alce volvieron al lugar donde se habían encontrado por primera vez. Pasado un tiempo, la persona con la que había contactado el veterinario se acercó. También por fortuna para la cría, esa persona llevaba un objeto muy valioso, una botella de leche.

Tras varias horas de hambre, el pequeño por fin se alimentaba. Aunque esto resolvió uno de los problemas, el mayor se cernía sobre la cabeza de Eric como nubes de lluvia. ¿Qué iba a ser de la cría ahora? Aún faltaba su madre. Aunque dejarla en el bosque formaba parte del plan, el hombre se vio incapaz de hacerlo. El regreso de la madre era una apuesta arriesgada que Eric no estaba dispuesto a aceptar.

Esa noche, él y otros soldados se acercaron donde estaba el bebé alce. La luna estaba alta en el cielo y la mayoría de la gente dormía, pero ellos estaban alerta y listos para proteger. En medio de la noche, un sonido resonó desde el interior. Era una llamada, concretamente, la de un alce adulto. Al oírla, los soldados no hicieron ningún movimiento. Sin embargo, sabían que algunos otros soldados a la mañana siguiente comprobaron el lugar donde habían dejado al bebé, y ya no estaba.

Cuando Eric observó la escena un poco más de cerca, se percató de que había huellas grandes y profundas en el suelo. Estaban frescas, lo que indicaba claramente que pertenecían a la madre de la cría y que la pequeña criatura ya no estaba desamparada. Había encontrado a su madre. Al recordar todo lo sucedido, sintió que había cumplido con una de sus responsabilidades como soldado. Quería que la madre del pequeño lo encontrara, y se sintió muy satisfecho cuando supo que realmente lo hizo.

Cualquier cosa por un amigo. El especialista que irene formaba parte del ejército de EEUU cuando fue desplegado en el extranjero conoce un gato con el que llegaría a desarrollar un profundo vínculo de lealtad. En la base de operaciones, Hayden no pudo evitar observar cómo un pequeño felino visitaba la zona con regularidad. Había un lugar que le gustaba especialmente, la parte superior de la pila de palets. El gato se sentaba y observaba a todo el mundo. Sin embargo, era increíblemente tímido cuando una persona se acercaba a él o incluso se acercaba demasiado, huía despavorido.

Sin embargo, Hayden estaba intrigado por este pequeño animal. Un día decidió acercarse al gato y sentarse a su lado. A pesar de su costumbre de huir de todo el mundo, parecía ver algo diferente en Hayden. Sin pensarlo dos veces, le puso un nombre bastante apropiado: Tiger. Hayden se aseguraba de alimentar a Tiger todos los días, proporcionándole los cuidados y la compañía que nunca había recibido por ser un animal abandonado. Era como si todo su miedo a los humanos desapareciera cuando Hayden estaba cerca.

Empezó a visitar la base más de lo habitual, hasta que se convirtió en algo cotidiano. Cada día, Hayden esperaba con ansias a su nuevo amigo peludo, y pronto Tiger se volvió muy amigable y abierto al afecto físico. Cuando llegaba a la base y veía a Hayden, corría hacia él. Además, encontró un nuevo y más cómodo lugar de descanso. En lugar de la madera, se apoyaba en los hombros de Hayden.

Luego, Tiger, que resultó ser una gata, quedó embarazada y acabó convirtiéndose en madre de tres adorables cachorros. Por suerte, todos estos gatitos fueron adoptados, encontrando un hogar estable en el que recibir amor y cuidados. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de su madre. Hayden tiene una familia y un hogar esperando en los EEUU, y finalmente tiene que abandonar la base de operaciones. Aunque lo único que quiere es llevarse a Tiger con él, hay normas que lo impiden. La adopción internacional puede ser un proceso muy complicado y también puede costar una fortuna.

La idea de que Tiger vuelva a tener el mismo estilo de vida que tuvo en su día no sólo molesta a Hayden, sino a todos aquellos que han oído hablar de su historia. No tendría un refugio sólido ni nadie que la mantuviera, así que tendría que volver a vagar por las calles sola. «Tiger y yo nos hemos vuelto inseparables, y no puedo imaginarme dejándola atrás cuando vivo a miles de kilómetros», explicó Hayden. Cualquier persona con corazón se entristecería al enterarse de su separación.

Sin embargo, este no es el final para ellos. Hayden no va a renunciar a Tiger. Hay una organización sin ánimo de lucro llamada Post Software que ayuda específicamente a los veteranos a traer a casa a las mascotas que conocieron en tiempos de guerra. Hayden se puso en contacto con ellos con la esperanza de que se pudiera hacer algo por su caso. Derek Card es un veterano que es el coordinador de logística en EEUU y que está haciendo todo lo posible para ayudar a que Hayden y Tiger puedan reunirse en casa.

«Queremos hacer todo lo posible para ayudar a que esto ocurra, pero requerimos la ayuda del público para llevar a cabo la misión con éxito», comentó Derek Card. Hayden ha dicho que no sólo está agradecido por la ayuda de Post Software, sino también por la comunidad que apoya a la organización. Si te ha conmovido la amabilidad de las personas de cualquiera de estas historias, házmelo saber en los comentarios debajo, ¡y no olvides dejar un like al vídeo!


El video original puedes verlo pinchando AQUÍ

Advertisement